22 agosto 2008

PLANETA ROJO
(Red Planet, Estados Unidos, 2000)


Dirección: Antony Hoffman
Guión: Chuck Pfarrer y Jonathan Lemkin sobre una historia de Chuck Pfarrer.
Duración: 110 ´ aprox.
Edita: AVH.
Status: En venta.

Formato: DVD (zona 4)

Extraterrestres - Explosiones a granel - Tecnología modernosa.

¿De qué la va?: En el futuro, la Tierra está en fase terminal por la contaminación. Por lo tanto, se envían sondas a Marte que construyen un módulo habitable y plantan algas que producirán oxígeno para que ese planeta sea nuestra nueva casa. Pero algo pasa con el experimento y se envía la primera misión tripulada para ver que salió mal. Y no va a ser un viaje placentero.
No perderse (a los 57 min.): Los astronautas Gallagher (Val Kilmer) y Burchenal (Tom Sizemore) realizan la primera meada en Marte.

"¿Venís siempre a bailar acá?": La comandante Bowman (Carrie-Anne Moss) y Gallagher (Val Kilmer) comparten un lento en gravedad cero.


Más info: Planeta rojo es otra de las películas que en las postrimerías del milenio se subió al género “astronautas en Marte”, que nos trajo Misión a Marte (Misión to Mars, 1999) de Brian de Palma fuera de estado, y Fantasmas de Marte (John Carpenter´s Ghosts of Mars, 2001) de un flojito Carpenter. Hoffman, quien debutó y se despidió como director con esta cinta, explica que para cuidar el realismo y el detalle “miré muchas fotos de la NASA de Marte sólo para ver cómo la luz se comporta en esa atmósfera”. Al detallismo del director se le suman los buenos efectos especiales, entre los que se destaca Amee, la robot que acompaña a los cosmonautas en el desierto marciano.

Extras: Widescreen, escenas eliminadas.

En pocas palabras: INFIERNO ROJO.



Trailer de Planeta rojo.

1 comentario:

Fantomas dijo...

Todo este "renacer" del cine de ciencia ficción centrado en el planeta rojo fue bastante mediocre. (Tal como tu mencionas, "Fantasmas de Marte" es facilmente una de la películas más malas que nos haya entregado el gran Carpenter).
Además, si Val Kilmer actua en el film, ya es para pensarlo dos veces.

Saludos.