24 enero 2009

LO QUE VIENE: Inglourious Basterds (Inglorious Bastards, 2009).


En la Francia ocupada de la Segunda Guerra Mundial, el teniente Aldo Rienne (Brad Pitt) conforma un escuadrón de soldados judío-norteamericanos cuya misión es aterrorizar a las tropas alemanas. Los soldados de Rienne, conocidos como los "basterds", no se anda con chiquitas: matan brutalmente y escalpan a cuanto nazi se le cruza por el camino.

Mientras tanto, Shosanna Dreyfus (Mélanie Laurent), la única superviviente de una familia exterminada por los nazis, llega a París y comienza a trabajar en un cine bajo una nueva identidad.

Cuando los Basterds unen fuerzas con la agente secreta Bridget Von Hammersmark (Diane Kruger) para eliminar a varios jerarcas nazis, su camino se cruzará con el de Shossana, quien tiene planeada su propia venganza.


Corte al ras: Un nazi a punto de probar el filo de la venganza.

Luego de Death Proof (2007), homenaje a las pelis de autos y persecuciones y una de las partes que componían Grindhouse (2007), Tarantino se mete con el género bélico y se despacha con Inglourious basterds. Las influencias del film van desde Los doce del patíbulo (Dirty Dozen, 1967) -cuya remake se anuncia para el 2012-, pasando por El gran escape (The Great Escape, 1963), a Quel maledetto treno blindato (1978), film bélico de explotación italiano cuyo título en inglés (Inglourious Bastards) fue "tomado e reinterpretado" por Tarantino.


Una de guerra: Tarantino sigue despachando géneros "de culto".

Inglourious Basterds tiene su premier en mayo en el Festival de Cannes y se estrena en Estados Unidos el 21 de agosto.

1 comentario:

Michifus dijo...

Tarantino no llega a ser un ídolo para mí, pero habrá que verla. Va a tener lo suyo.

M